Conseguí el puesto, Encontrá empleo, Prepará tu entrevista, Primer empleo

Antes y durante la entrevista: 14 consejos para que te vaya bien

Las entrevistas de trabajo nunca parecen hacerse fáciles, aún cuando hayamos pasado por más de las que podamos recordar. A la hora de prepararnos para una entrevista siempre está presente ese hueco en el estómago porque hablar de nosotros mismos es un desafío y aún más cuando queremos convencer a un desconocido que somos aptos para determinado puesto. Sin embargo, con una correcta preparación podés llegar a la entrevista sin muchos dolores de cabeza.

El primer paso es tener en mente que no es únicamente la empresa quien te va a contratar, sino que también tenés el derecho de escoger dónde querés trabajar. Como si fueses un producto, vas a prestar tus servicios para alguien y es muy importante que tu personalidad esté alineada con la filosofía de la compañía. Recordá que pasarás la mayor parte de tus días en ese lugar y es muy importante que te sientas a gusto en tu trabajo. Cada persona tiene una forma diferente de ejercer sus funciones y diferentes preferencias sobre el ambiente de trabajo ideal. Por eso, tratá de investigar un poco sobre el ambiente en esa empresa, conocer realmente cómo es el día a día y asegurarte de que es compatible con tu estilo de trabajo. Love Mondays te puede ayudar, a través de las evaluaciones publicadas por empleados de miles de empresas.

Estando seguro de que la posición es para alguien como vos y que todas las expectativas de la empresa son compatibles con tu perfil, llegó el momento de prepararte para el gran día. Únicamente vas a necesitar algunas horas para seguir los primeros pasos de tu preparación.

  • Empezá investigando sobre el entrevistador, intentando saber lo que hace dentro de la empresa, si esa persona será tu jefe o si es de Recursos Humanos. Tratá de entender cuáles son sus expectativas reales para el proceso de selección.
  • Aprendé lo más que puedas sobre la empresa. Conocé su historia, los sectores en los que actúa, cuáles son sus ideales, misión, visión y valores. Mientras más sepas, mejor.
  • La vestimenta cuenta mucho, por lo que deberías investigar cuál es el “dresscode” de la empresa y respetarlo. Siempre es bueno estar bien vestido, así que ante la duda opta por un traje más formal – es mejor pecar por exceso de formalidad que lo contrario.
  • Verificá con anticipación la ubicación de la empresa. Planificá cómo vas a llegar, cuáles son las mejores rutas y cuánto tiempo te va a tomar el trayecto.
  • Pensá en algunas historias o anécdotas. Tomate un tiempo para recordar tus experiencias anteriores e historias personales. Preparate para contestar las típicas preguntas, teniendo en mente momentos de contratiempos y cómo los resolviste y las ocasiones en las que te sentiste muy orgulloso de vos mismo en el trabajo o en la universidad. Esas historias van a mostrar un poco sobre tu personalidad y tu modo de reaccionar a diferentes situaciones.
  • Siempre respondé cuando la empresa intente contactarte, ya sea por e-mail o por teléfono. En caso de que no consigas contestar, regresá la llamada lo antes posible. En caso de que tengas que cancelar o reagendar una cita, avisalo con la mayor anticipación posible.

Siguiendo estos consejos vas a estar listo para llegar confiado y tener éxito en el proceso de selección. El próximo paso es ir a la entrevista y poner atención en los siguientes puntos importantes.

  • Llegá más temprano y siempre avisa si por cualquier motivo vas a llegar más tarde.
  • La primera impresión es la que cuenta. Saludá al entrevistador con una sonrisa y dando la mano firmemente. Sé simpático y siempre hacé contacto visual, ya que muestra seguridad. La gerente de RH, Liz Anderson, dijo “Necesitás poder venderte antes que puedas vender cualquier otra cosa y los primeros 30 segundos son cuando el entrevistador inconscientemente tomará la decisión si le agradaste o no y si encajás en el equipo.”
  • Cuidá tu lenguaje corporal y tu manera de hablar. Intentá mantener tu postura, no moverte demasiado en la silla, evitá expresiones coloquiales, mantenete positivo, hablá con firmeza y gesticulá sin exageraciones.
  • Sé auténtico y confiado. Tu entrevista depende de la calidad de tus respuestas. Sé honesto y conciso en todas las preguntas.
  • Hacé preguntas. No tengas miedo de preguntar y resolver todas las dudas que tengas, además de dejar las cosas claras; vas a mostrar interés de tu parte.
  • Mantenete enfocado. Recordá siempre en qué puesto te estás postulando y enfocate en las cualidades que son relevantes y específicas.
  • Mantené la calma. Acordate de que ya estás preparado; sé sincero y confiado. Pensá antes de hablar y hacelo con tranquilidad.

Siguiendo estos consejos y dando lo mejor de vos solo quedará esperar que la oportunidad correcta toque a la puerta. Si no conseguís el puesto, no te desanimes, porque cada entrevista es una experiencia y genera un aprendizaje para las siguientes. Mantené una actitud positiva y no dejes de practicar. Mientras más te prepares, más éxito vas a tener en conseguir el trabajo que siempre quisiste.