Crecé profesionalmente, Gestioná tu carrera

Cómo aprovechar mejor tu pasantía

Más que una fuente de dinero para ayudar con los gastos durante la universidad, la importancia de una pasantía en la vida de cualquier joven se da por la posibilidad de ingresar al mercado de trabajo y construir un espacio propio dentro de la profesión.

Este periodo está marcado por descubrimientos en los que el joven profesional puede entender si el camino que debe seguir es X o Y, si necesita explorar otras cosas o si ya está listo para entrar de cabeza en una de las posibilidades de su carrera.

Sin embargo, está claro que muchos de esos jóvenes profesionales no logran aprovechar el tiempo en la pasantía, ya sea por falta de confianza en sí mismos, o por vergüenza de ser más activos en la empresa.

Pensando en que saques el mejor provecho de tu pasantía, reunimos 5 tips que te van a mostrar cómo ser más participativo, crear contactos dentro de la empresa y confiar más en tu potencial.

1. Deshazte de la vergüenza

Es común que un pasante piense, especialmente cuando es nuevo en la empresa, que está entrando en un lugar que no es “verdaderamente suyo”. El sentido de pertenencia debe ser estimulado por los gestores, pero también depende de que cada joven profesional entienda que aquella oportunidad de trabajo debe ser enfrentada como cualquier otra y aprovechada de la mejor forma posible.

La vergüenza también es producto de una inseguridad que existe por estar en el inicio de la carrera, aplicando cosas que aprendiste en el día a día de la universidad, o muchas veces aprendiendo algo completamente nuevo sobre tu profesión. La realidad es que todos a tu alrededor saben que estás en un proceso de conocimiento, adaptación y formación, entonces algunos errores y un desempeño por debajo de lo esperado para un profesional con experiencia va a ser algo completamente normal.

Para que logres aprovechar las oportunidades que el cargo en tu pasantía actual te proporciona, expulsa de tu mente la vergüenza de ser apenas un principiante. Recuerda que es un proceso por el que todos los profesionales con experiencia ya pasaron y que con seguridad recuerdan positivamente.

2. Involúcrate en diferentes proyectos

Muchas veces, por lo que presentamos en el tip anterior, o por mantenerse en una zona de confort, el pasante evita probar cosas nuevas durante su oportunidad en la empresa.

Depende mucho del funcionamiento de cada empresa, pero muchas compañías tienen proyectos que son integrados por diferentes áreas, diferentes personas o abiertos para quien quiera participar. Puedes ver oportunidades como esa como una posibilidad de practicar algo nuevo, aprender cosas con otros colegas y trabajar en tus relaciones interpersonales dentro de la oficina.

Tampoco te sientas impedido de pedir más trabajo o algunas tareas nuevas si es lo que deseas y sientes que puedes llevar a cabo todas tus responsabilidades. Además de mostrarle a los gestores que eres proactivo, colocándote como un joven profesional que trabaja en su desarrollo, esta puede ser una oportunidad para aumentar tu portafolio de habilidades, que serán de mucha utilidad durante toda tu carrera.

3. Crea lazos verdaderos

Fortalecer las relaciones interpersonales es mucho más que networking. Al crear lazos verdaderos con tus colegas de trabajo, vas a notar que el día a día en la oficina será mucho más ameno y te vas a sentir cómodo para salir de tu zona de confort y empezar a aprovechar más tu pasantía.

Olvídate de la inseguridad de ser un pasante cuando estés conversando con alguien en un cargo más alto que el tuyo. Al final de cuentas, todos tus colegas de trabajo son apenas personas que tienen diferentes calificaciones por causa de su experiencia en el mercado. ¡Esto significa que nadie es ni mejor ni peor que tú!

4. Confía en tu trabajo

Por más de que estés apenas empezando, que tu trabajo pueda mejorar y que tus colegas te den sus opiniones sobre lo que produces, ayudándote a hacer las cosas cada vez mejor, tienes que tener confianza en tí mismo.

Ni siquiera los profesionales más altos del mercado son capaces de producir un trabajo libre de defectos, o que no necesite por lo menos un poco de feedback para mejorar. Todas las personas se equivocan y pueden tener conocimientos limitados en un cierto asunto.

Tú estás mejorando lo que sabes hacer, acostumbrándote con la rutina corporativa y con ser un mejor profesional dentro del mercado en el que actúas. Incluso en esas circunstancias, tu trabajo debe ser valorado por la persona más importante en tu vida: tú mismo.

5. Entiende que el aprendizaje es bidireccional

En primer lugar, necesitas entender que todos pasaron por un proceso de aprendizaje para llegar a donde están. Esto significa que inclusive el director de tu empresa un día estuvo en tus zapatos, abriéndose camino en el mercado mientras equilibraba la vida en la universidad.

Consciente de eso, debes tener claro que el aprendizaje es un fenómeno bidireccional. Esto significa que cuando alguien te enseña algo, esa persona también va a aprender algo de tí. El producto de cada interacción humana es capaz de llevar a nuevos conocimientos, principalmente aquellos asociados a la educación; entonces piensa que tus colegas de trabajo, que tanto contribuyen para tu carrera, también aprendieron mucho en la interacción contigo. En resumen: ¡el director de la empresa puede aprender algo de tí!