Gestioná tu carrera

5 actitudes que pueden perjudicar tu carrera sin que te des cuenta

5 actitudes que pueden perjudicar tu carrera sin que te des cuenta

Algunos comportamientos transmiten una mala impresión en el trabajo. Llegar atrasado, por ejemplo, es una excelente manera incomodar a tu jefe, así como no ir a las reuniones de equipo o entregar tus tareas atrasadas. Pero existen otras actitudes menos evidentes que pueden perjudicar tu carrera a medio y largo plazo sin que te des cuenta.

Vamos a mostrarte 5 actitudes que pueden perjudicar tu carrera, así no te des cuenta de que las estás teniendo:

1. Interactuar poco

Es natural que a veces sea necesario estar aislado por más tiempo para concentrarse en tareas importantes, pero no dejes que eso impida una convivencia amigable en la oficina. Dedica tiempo a mantener buenas relaciones con tus colegas, tanto dentro como fuera de la empresa, y disponte a ayudar cuando sea necesario. Además de ayudar a que tu rutina sea más leve, el networking puede traer frutos para tu carrera a largo plazo.

2. Quejarte demasiado con tus colegas

Ya debes saber que reclamar constantemente cuando tu jefe está presente no es una buena idea, pero esto se aplica también a tus colegas. Desahogarte de vez en cuando puede ayudar a lidiar con la presión, pero pon atención para que los asuntos negativos no sean tus únicos temas de conversación en la oficina. La negatividad puede alejar a tus colegas y cerrar las puertas de proyectos importantes. Por eso, busca enforcarte en aspectos positivos del trabajo y demuestra tu capacidad de superar adversidades. Deja las quejas para situaciones que sean realmente incómodas.

3. Quedarse estancado

No hay nada de malo en establecer hábitos saludables y productivos, siempre y cuando no se transformen en apatía. Es importante buscar siempre nuevas responsabilidades y desarrollar tus habilidades para continuar sintiéndote desafiado en el trabajo. Si sientes que ya aprendiste todo lo que podías en tu cargo actual, tal vez sea hora de conversar con tu jefe y pensar en algún tipo de cambio. Una transferencia de área o un ascenso pueden ser buenas oportunidades para volver a sentir las mariposas en el estómago y no dejar que las cosas se vuelvan demasiado habituales.

4. Trabajar hasta tarde todas las noches

Puede parecer que trabajar hasta tarde es una señal de compromiso y dedicación, pero no siempre es así. La necesidad de hacer horas extras puede ser un indicador de que no estás logrando administrar bien tu tiempo y tus responsabilidades. Además de eso, un estudio publicado en el  Journal of Epidemology & Community Health constató que profesionales que trabajan más horas por semana están más propensos a presentar síntomas de depresión. Entonces, si tienes la costumbre de exceder el horario en la oficina, procura planear mejor tu rutina y reserva tiempo para cuidar de tu bienestar y para dedicarte a tus hobbies. ¡Tu disposición y motivación pueden aumentar de la mano de tu productividad!

Lee también: ¿Cómo hacer para dejar de salir tarde del trabajo?

5. No perdirle retroalimentación a tu jefe

Aunque sea un asunto delicado, es importante ver la retroalimentación como una oportunidad de crecimiento. Pedirle a tu superior tiempo para conversar sobre tu desempeño puede ser una excelente señal de que estás comprometido con tu evolución. Recuerda que en este momento las críticas deben ser tan bien recibidas como los elogios y debes prepararte para reaccionar de manera adecuada.

Algunas actitudes que perjudican tu carrera pueden ser difíciles de identificar, pero estos consejos pueden ayudarte a hacer los ajustes necesarios. Está atento a nuestro blog para más artículos sobre carrera y a nuestra página para encontrar contenido sobre sueldos, entrevistas y el ambiente en las empresas.