Crecé profesionalmente, Gestioná tu carrera

Hijos y carrera: cómo crear una conexión fuerte con tus hijos si tienes una rutina agitada

Por Filhos no Currículo*

Uno de nuestros dilemas como padres y profesionales es cómo conciliar la vida personal y la carrera. En ese proceso acumulamos algunos sentimientos conflictivos: el tiempo se vuelve nuestro mejor aliado, porque sabemos que todo pasa, y al mismo tiempo es nuestro peor enemigo cuando nos damos cuenta de que nunca parece suficiente para lidiar con todo lo que tenemos que hacer.

Seamos honestos: todos tenemos 24 horas por día y seguramente no podremos resolverlo todo. Considerando esa premisa, ¿Qué podemos hacer para sentir una verdadera conexión con nuestros hijos? ¿Qué es lo más importante todos los días para mantener nuestra relación con ellos?

Camila Antunes, especialista en parentalidad y cofundadora de la consultoría Hijos en el Currículum, sugirió algunas prácticas que pueden ayudar a los padres a construir una relación fuerte y significativa con sus hijos incluso con la prisa de todos los días.

1. Sé honesto contigo mismo y con tus hijos

Decirle a tu hijo que lo amas y que trabajar es importante para su realización personal demuestra el valor de la honestidad emocional entre ustedes, un factor imprescindible en las relaciones fuertes y conectadas. Al seguir nuestros sueños estamos cuidándonos e, indirectamente, enseñándole a nuestros hijos a que hagan lo mismo.

2. Habla de tí y preséntate a tus hijos

Es fundamental crear un “adhesivo”, una ligación entre tu hijo y tú. Comparte con él quien realmente eres: preséntate. ¿Quieres saber más sobre el día de tus hijos? Empieza por contarles sobre tu día. Cuéntales sobre tus desafíos y tus victorias y sobre tu rutina de trabajo. Muéstrales fotos de la infancia, lo que te gustaba hacer, tus canciones y juegos preferidos. Enséñale un hobby tuyo e invitalo a participar, cocinando juntos, por ejemplo. Son esos pequeños momentos de la rutina los que se graban en la memoria de nuestros pequeños.

3. Construye rituales de despedida entre ustedes

No salgas escondido ni le mientas a tus hijos. Puede ser que a ellos no les guste el hecho de que salgas a trabajar todos los días, y está bien. Acógelos y reconoce sus sentimientos. Si tu hijo te dice “te voy a extrañar”, puedes responder “yo también te voy a extrañar”.

Aprovecha el momento de la despedida como una oportunidad de crear un momento de conexión entre ustedes. Los rituales son una manera de concretar algo que es intangible para los niños pequeños. Puede ser trazar un corazón en la mano, un beso, 10 abrazos, pedirle que te acompañe a la puerta del ascensor, etc. Lo importante es hacer que ese momento sea especial y previsible para tus hijos.

4. Desconéctate para conectarte

No logramos conectarnos con nadie si estamos conectados a otra cosa, ya sea el celular o las tareas del trabajo. Para construir una conexión es necesario entregarse completamente. Antes de entrar en casa, revisa tu celular, lee tus mensajes y desconéctate. Encuéntrate con tus hijos con interés. Ofréceles un abrazo, un beso, una sonrisa y está presente.

5. Pon en la agenda tiempo para vincularte a tus hijos 

Con la prisa del día a día, habilidades que necesitamos desarrollar con la llegada de los hijos son la planeación y la organización. Entender que es necesario escribir esos momentos en nuestra agenda es fundamental para mantenernos tranquilos, sin sentir culpa y para aproximarnos a lo más importante. Revisa tu agenda, ve cómo está tu semana y establece cuándo, cómo y dónde entrará el tiempo especial para tí y tus hijos. En ese tiempo es importante que podamos escucharlos y estar completamente presentes.

6. Enfrenta los errores y desafíos como oportunidades

Reconoce que los errores son parte de nuestra construcción como padres y como personas. Somos imperfectos y reales y no tenemos la expectativa de eliminar ese hecho de nuestras vidas – lo que podemos cambiar es la manera en que los enfrentamos. Los errores son grandes oportunidades de aprendizaje y de conexión. Cuando les pedimos disculpas a nuestros hijos, estamos enseñándoles indirectamente el valor del arrepentimiento y que somos seres humanos en constante evolución. Así, podemos crecer con ellos.

7. Reúnete con toda la familia y establece acuerdos

¿Tu hijo está llegando todos los días tarde al colegio? Ese no es un problema exclusivamente suyo o tuyo, es un asunto que debe ser discutido en familia para crear soluciones conjuntas. ¿Dormirse o levantarse más temprano sería una solución, por ejemplo? O ¿irse a dormir con el uniforme ayudaría? La respuesta es individual y depende de una conversación familiar.

Conversen sobre los desafíos de la semana, piensen en soluciones posibles y pruébenlas. Compartan sus metas, planes, sueños. Traten de comunicarse con claridad, de forma empática, demostrando y dando valor a los sentimientos de todos, con la intención de fortalecer el vínculo, el respeto mutuo y la conexión de toda la familia.

Necesitamos recordar que lo que nos une a nuestros hijos es el vínculo, el adhesivo, la conexión, el afecto, el amor, la entrega. Lo que importa no es exactamente la cantidad de tiempo o de tareas cumplidas. Nuestros hijos no necesitan padres perfectos. Ellos quieren padres honestos, verdaderos, conscientes y presentes.

*Filhos no Currículo es una consultora brasileña enfocada en el impacto de la llegada de los hijos en la carrera. Atendemos profesionales que enfrentan el dilema de conciliar la carrera con los hijos y empresas que desean levantar este asunto como una forma de retener y atraer talentos y de promover una cultura de diversidad. ¡Creemos que los hijos agregan mucho al currículum!