Construí buenas relaciones, Crecé profesionalmente

Cómo superar una mala fase en el trabajo

Hay períodos increíbles en los que te sentís apasionado por tu rutina, llegás al trabajo y sabés exactamente cómo resolver todas las tareas necesarias. Pero también hay momentos en los que la monotonía puede cansarte y el trabajo pasa a ser una carga bien dura.

Si no podés recordar la última vez en te entusiasmaste con un proyecto o hiciste algo fuera de la rutina, es probable que estés entrando en una mala fase. Este problema puede ser agravado si tenés pocas oportunidades de promoción y crecimiento en tu actual empresa.

¡Si estás pasando por una situación como esa o caminando hacia esa dirección, no te desesperes! Aquí te presentamos algunas situaciones en las que podrías hacer algo para que tu  trabajo sea más dinámico y gratificante.

  1. Participar en nuevos proyectos

Es común estar aburrido y cómodo a la vez con la rutina de trabajo. Pero si tu jefe no te da nuevas tareas, buscá oportunidades por tu cuenta y ofrecete para participar más en los proyectos en desarrollo. Podrías pedir participar en actividades de otros equipos o incluso sugerir un nuevo proyecto y asumir el liderazgo. Mostrar iniciativa puede ser una buena forma de salir de la rutina, hacer networking en la oficina y también ganar visibilidad. Estas son situaciones  que pueden abrir puertas para una futura promoción.

  1. Comenzar un nuevo curso

Estar más preparado para actuar en tu área es un gran camino para sentirse mejor en relación a tu vida profesional. Si has llegado a un punto en el que no sabes a dónde ir, amplia tus habilidades y eso te traerá nuevas oportunidades. Elejí un curso que te traiga conocimiento práctico y proporcione más opciones de carrera, ya sea a corto o largo plazo. Y, aunque no pretendas cambiar de área, lo que aprendas podrá cambiar tu enfoque en relación a lo que haces actualmente.

  1. Evitar las conversaciones negativas

Todo el mundo necesita desahogarse de vez en cuando y es natural que compañeros de trabajo demuestren empatía unos por otros. Pero lo que en principio es algo positivo puede convertirse en una apertura a un ambiente demasiado negativo. Si estás pasando por una fase difícil, dale preferencia a actividades que alejen los problemas de la cabeza. Todos se benefician con un clima más ameno en la oficina. Un almuerzo relajado, por ejemplo, puede traer más beneficios que una sesión de quejas en una rueda de amigos.

  1. Reservar tiempo para hacer cosas que te gusten

Cuando pasamos mucho tiempo trabajando y poco tiempo divirtiéndonos, la irritación puede sorprendernos en cualquier momento y lugar. Para aliviar el estrés, pensá en actividades que te hagan realmente feliz y separa un tiempo para realizarlas. Salir con la familia y amigos, practicar deportes o simplemente leer un buen libro. Lo esencial es dedicarse a lo que te hace bien. Cuando te sentís mejor durante tu tiempo libre, esto se reflejará en el trabajo.

  1. Tomarse una pausa

Si incluso haciendo de todo, esta fase mala parece no tener fin, tal vez sea el momento de desconectarse del trabajo por un tiempo. Analiza las opciones que tenes, de acuerdo con tu situación financiera y la flexibilidad de tu empresa, y hace una planificación. Un período sabático o unas semanas de vacaciones pueden ser lo necesario para que recargues las energías y vuelvas a la oficina, mentalmente revigorizado.

Tu trabajo no debe servir sólo como fuente de ingresos, sino también como forma de satisfacción personal. Si eso no está sucediendo, vale la pena invertir tiempo y esfuerzo para salir de esa mala fase, de esa mala época. ¡Cuánto antes, más feliz te sentirás!


¡Esperamos que superes este momento!  Seguí en nuestro blog  para leer más sobre cómo conseguir el trabajo ideal, mejorar tus relaciones profesionales y administrar tu carrera.