Conseguí el puesto, Crecé profesionalmente

Qué pensar durante las diferentes fases de un proceso de selección

5 actitudes que hacen que las personas exitosas tengan cada vez más éxito

Para muchos candidatos, puede ser confuso y hasta un poco frustrante entender lo que pasa por la cabeza de un reclutador cuando evalúa un currículo o lo que está pensando acerca de vos durante una entrevista. A continuación presentamos algunas aclaraciones que a todos nos gustaría saber sobre quién está del otro lado del botón “postúlate”.

1. Hice clic en “postularse” y envié mi currículo, ¿y ahora?

Después que una búsqueda es publicada, los reclutadores pasarán un buen tiempo evaluando las postulaciones y clasificando a las personas más calificadas para la próxima etapa que puede ser una entrevista personal, por teléfono o hasta una prueba enviada por mail. Después de muchas conversaciones con el equipo y algunas etapas más, será elegido el candidato más capacitado de acuerdo a las necesidades del puesto.

2. Creí que me fue bien en la entrevista pero no conseguí el puesto, ¿qué fue lo que pasó?

Fallar en un proceso de selección no necesariamente significa que hiciste algo mal. Es posible que te haya ido muy bien pero alguien mejor calificado terminó siendo elegido. Pensá de manera positiva y tratá de entender las razones por las que no estás en el momento adecuado para ese puesto, enfocate en tus puntos profesionales y personales a ser desarrollados para una mejor performance en los próximos procesos de selección.

3. ¿Es una mala idea candidatearme varias veces para una misma empresa?

Definitivamente no es una mala idea. Al inscribirte varias veces para la misma empresa, estarás mostrando a los reclutadores tu interés en ser parte de la organización. El punto es mostrar las novedades de tu portfolio de conocimientos y lo que hiciste durante este tiempo para estar calificado.
No necesitás presentar grandes cambios en tu carrera por cada nuevo proceso pero intentá mostrar tu evolución.

4. ¿Por qué un reclutador no me envió feedback después de una entrevista?

La cuestión es el tiempo. Ofrecer feedback para un gran número de candidatos exige una carga de trabajo que puede ser imposible para algunos equipos. La mayoría de las veces no es mala voluntad o negligencia por parte de la empresa y mucho menos un problema personal.
Por más que no sea el escenario ideal, vale la pena enviar un mail para el reclutador pidiendo feedback sobre tu desempeño durante el proceso.

5. Tenía una entrevista agendada pasado mañana pero fue reprogramada para dentro de dos semanas, ¿debería preocuparme?

No necesariamente. Muchas industrias pasan por emergencias de último momento que desajustan toda la agenda. Si tu entrevista fue reprogramada una o dos veces, probablemente sea un problema de tiempos. Cuatro o cinco veces puede ser una señal de que el reclutador o la empresa son desorganizados.